La erección es un proceso fundamentalmente hemodinámico, mediado por factores neurogénicos, endoteliales, endocrinológicos y corticales. Puede iniciarse en forma refleja a través del estímulo táctil o a través de otras vías mas complejas. (p.e. visual)

El proceso comienza cuando el flujo sanguíneo aumenta a nivel de los cuerpos cavernosos, el cual va a depender del tono muscular de las arteriolas y los sinusoides.

Este mecanismo va a estar mediado por vías simpáticas (producen contracción muscular impidiendo la vasodilatación arterial y manteniendo la flaccidez peneana), vías parasimpáticas ( producen relajación muscular aumentando el flujo a nivel del pene y así la erección) y finalmente, neurotransmisores no autonómicos mediados por óxido nítrico y péptido intestinal vasoactivo los cuales actuarían aumentando las concentraciones de GMPc. La dilatación arteriolar peneana produciría aumento del flujo a nivel de los sinusoides cavernosos, los cuales comprimirían la túnica albugínea impidiendo así el drenaje venoso y manteniendo la erección.

Existen dos centros a nivel medular, uno simpático (a nivel toracolumbar) y otro parasimpático (a nivel sacro) que serían los encargados de transmitir las distintas informaciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.